Los hombres que miraban fijamente a las cabras

No cabe duda de que el material literario en el que se inspira ‘Los hombres que miraban fijamente a las cabras’ resulta cuanto menos interesante. Un best-seller de Jon Ronson que resulta ser un estudio sobre los intentos del gobierno norteamericano de aprovechar las capacidades paranormales para combatir al enemigo. Eso, unido a un reparto que busca en el disparate y la comedia absurda una forma de brillar (sin conseguirlo) en pantalla, es lo más atractivo a priori.

Lo que debía ser una sátira sobre el ejército y sus artimañas secretas acaba siendo una narración que se desinfla tras su inicio esperanzador y que se intenta apoyar en los gags y chistes para desarrollar la historia, pero que apenas consigue algún momento meritorio. Y si éste lo hay es por ver cómo Kevin Spacey, Jeff Bridges, Ewan McGregor o George Clooney campan a sus anchas buscando convertirse en el rey de esta historia que tanto prometía

Tantos altibajos en la narración, sin un hilo conductor que guíe al espectador, acaba acumulando escenas de humor absurdo, que ni siquiera saber sacar el máximo provecho de la comicidad de Spacey o del mismísimo Jeff Bridges, que conforme avanza el metraje acaba pasando de eje de la historia a secundario de último plano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s