The Fast and The Furious

Han pasado catorce años desde que Rob Cohen estrenara ‘The Fast and Furious’ (A todo gas), una película que llevaba al espectador al mundo de las carreras.

A pesar de que es cierto que la lista de actores y personajes es larga, el peso del filme recae en dos de ellos: Dominic Toretto (Vin Diesel) y Brian O’Conner (Paul Walker). Ambos proceden de un mundo completamente diferente (uno es policía y el otro se mueve en el mundo criminal), pero están condenados a entenderse ya que tienen mucho más en común de lo que creen.

La estrecha amistad y relación cambiante de los dos personajes principales ha sido siempre la piedra angular de la franquicia, además de las escenas imposibles y la espectacularidad cada vez mayor.

Asimismo, el tono de ‘A todo gas’ ha ido cambiando de aquel marginal vecindario de Los Ángeles de la primera película a todo un espectacular ambiente mundial orientado completamente a la acción en mayúsculas. ‘Fast & Furious’ ha visitado en las siete películas medio mundo, desde Brasil, México o Inglaterra hasta pasar por España o los Emiratos Árabes.

Sin embargo, todo esto estuvo a punto de concluir cuando en el invierno de 2013 un fatal accidente sesgaba la joven vida de Paul Walker. El cruel e irónico desenlace del actor hizo que se parara el rodaje del séptimo capitulo de la saga y se barajó dejar definitivamente la franquicia parada, pero Vin Diesel (productor de las películas desde la cuarta) decidió que lo mejor era seguir y con el trabajo restante homenajear al compañero desaparecido.

 

 

Lo que empezó siendo una película de macarrillas mitificando la cultura del tuning, la familia (como ese núcleo concebido a base de afectos de lealtad inquebrantable) y el honor en términos de “la calle” se ha convertido en una franquicia de dimensiones difícilmente contenibles.

La película asume, una vez más, el reto de superar lo insuperable. Empieza alto para seguir subiendo hasta cotas de acción que desafían cualquier lógica, no hay escena que no trate de superar a la anterior.

Una de los mayores alicientes de ‘Fast & Furious 7’ es la incorporación de Jason Statham al reparto interpretando a Ian, el hermano del temido terrorista internacional Owen Shaw.Así, Statham se convierte en el nuevo villano de la saga, que trata de vengar lo que Toretto y compañía le hicieron a su hermano.

Fast & Furious 8 está prácticamente asegurada tras el éxito de taquilla de la Fast & Furious 7. La despedida de Paul Walker ha sido acogida con verdadero cariño por parte de los fans de la saga, consiguiendo que hacerse en Estados Unidos con más de 250 millones de dólares y manteniendo el número uno durante dos semanas seguidas en países como España.

Vin Diesel ha hablado sobre Fast & Furious 8 y da a entender que la saga tiene fuel para rato. Recordaba con nostalgia a su compañero y amigo: “Paul solía decir que la octava estaba garantizada”, recordaba el actor en MTV News, “y de alguna forma, cuando tu hermano garantiza algo, a veces sientes que tienes el deber de hacer que suceda. Así que si el destino lo quiere, es el destino. F8… es cosa del destino. La séptima era para Paul, la octava es de Paul”.

Universal siempre ha dicho que seguiría haciendo películas en la medida en la que el público las siguiera apoyando y disfrutando así que todas las puertas están abiertas y será la taquilla la que decida si esa octava entrega es la última o un episodio más. ¿Creéis que es hora que darle fin a la historia o las nuevas incorporaciones garantizan la longevidad de la saga? ¿Qué esperáis de Fast & Furious 8?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s